martes, 4 de octubre de 2011

CAPITULO 0 “EL CADAVER DE LA NOVIA” (XI) “Operación Libertad: Como Morir Junto a tu Ciudad”


CAPITULO 0
“EL CADAVER DE LA NOVIA” (XI)
“Operación Libertad: Como Morir Junto a tu Ciudad”

     Creo que estoy haciendo muy extenso esta parte del video, y no es lo más importante para mí… Aunque ahora comprendo mejor como terminó todo hasta el punto en el que nosotros llegamos.

     Los chicos habían salido de la habitación de mi novia, ya no querían hacer nada de ruido ni bulla para no llamar la atención de los otros cuartos en el complejo estudiantil, puesto que ya no se sabía quien podía salir a buscar comerlos, y quien estaba lo suficientemente sano para acompañarlos, sería suficiente con ellos 4 saliendo en el vehículo que habían arreglado para salir.

     En el ascensor vieron a un grupo de esas cosas comiéndose a otra persona, y al parecer se había hecho encima pues el olor a mierda era muy fuerte, y creen que gracias a eso es que las criaturas no sintieron su olor ni su presencia.

     Al salir del edificio, encontraron un grupo ocupado cerca de la salida norte, por lo que no podrían salir por ese lado, y decidieron probar suerte a darle la vuelta a la manzana, puesto que las salidas oeste y este estaban iguales, y la sur desde ese lugar parecía el método más seguro de salir del complejo.

     Uno de los muchachos había tomado un hacha fuera de cámara, seguramente era de los de emergencia o algo así. Y al salir por la primera reja, vieron como una masa de personas caminaba lentamente en dirección a ellos desde el oeste. Empezaron a correr al este para rodear el complejo, a mi novia la estaban llevando casi cargada, como una herida de guerra pues se le dificultaba estar en pie.

     Al llegar a la esquina Noroeste, vieron una silueta conocida, un hombre con las ropas negras y capucha también negra venía a ellos tambaleándose más que los demás, como si estuviera muy herido. Tres de los muchachos se adelantaron, pero el que tenía el hacha se quedó atrás para detenerlo mientras ellos ponían en marcha el auto, pues estaba demasiado cerca y existía posibilidad de que los alcanzara antes de poder partir.

     En la cámara que estaba con los chicos que fueron al auto escucharon los gritos del tercero: “William Nooo... Soy yo, no hagas eso…” y al voltear a ver, William estaba sobre el muchacho en el suelo comiéndose su garganta y con el peso de su cuerpo sobre su antiguo compañero.
    
     El otro muchacho salió corriendo a intentar de ayudarlo pero solo alcanzó a tomar el hacha en el suelo, y darle un golpe fuerte en el hombro que le desprendió el brazo con el que sujetaba al chico en el suelo mientras se lo comía. No se escucho ningún grito, ninguna queja o algo reconocible de William, solo se escuchaba los siguientes golpes y tajos que continuó lanzándole al otro brazo, a la espalda, para que dejara de comerse al compañero caído.

     Dejo el cuerpo del compañero en el suelo y a William sin brazos en el lugar. Y se acercó de nuevo a las chicas, mi ex se había desmayado en algún momento durante la grabación de cómo desmembraban a William. Le dijo a la amiga que la llevara de regreso a su habitación, que ahí estaría mejor, el terminaría de hacer algo por sus amigos, y luego se tendrían que ver en el muelle del este, intentarían de ver si conseguían por lo menos un bote de remos para cruzar el lago silenciosamente auque les tomara un par de días. Que cerrara las puertas dejando a mi ex adentro y después regresarían con ayuda y alguna cura para toda aquella locura.

     La chica salia con mi ex, que estaba retomando conciencia de nuevo fuera de la cámara, no aparecía como había podido llegar de nuevo a la habitación. Mientras el muchacho montaba la cámara en la maleta del vehiculo:

     “No creo que nadie logre escapar de esta ciudad, pero haré lo posible por ayudar a las generaciones futuras a defenderse y a mantener a estas criaturas a raya, esa cosa que viene a mi espalda, es un viejo amigo, fue mordido hace 4 días y se le había dado por muerto clínicamente. Ahora esta caminando y buscando mas personas para comer y según me ha parecido para infectar a otros con lo que sea que lo atacó a él. No se si están muertos o vivos, pero sea lo que sea solo piensa en comer y reproducirse.

     Actualmente le arranque los brazos a punta de golpes con esta hacha, y aún así sigue andando en búsqueda de quien morder, de alimento y de infectar a alguien más, cuando los golpeas no dan muestras de dolor, gritos ni nada, no parecen reconocer a las personas, y no les importa lo que les hagas para inhabilitarlos pues continuaran buscando comer y reproducirse a menos que mueran…”

     En ese momento volteó para ver por donde venía y casi lo tenía encima, se dio una vuelta rápida, lanzando un hachazo a las piernas picando una por completo y clavando el hacha en la otra pierna haciendo caer a la criatura, que en ningún momento grito, ni declino en su intento por agarrarlo para morderlo. Cosa que logró en su caída, le dio una mordida en el hombro que alcanzó más por casualidad que por buscarlo realmente.

     Un golpe en el vehiculo hizo que la cámara se moviera y empezara a caer, apagándose de golpe sin poder ver el resto de la pelea. El siguiente segmento del video, era el mismo muchacho sentado en el puesto del copiloto, tenía la cara bañada en sangre, todo el hombro y brazo izquierdo estaba rojo y empapado de sangre. Parecía tener un rasguño o una mordida en el rostro, pero no supe que era realmente pues con toda la sangre que tenía no se lograba saber cuando dejaba de ser sangre y empezaba a ser carne.

     “Me han mordido… los muy hijos de puta me han mordido… son silenciosos, si acaso arrastran los pies, pero no hacen casi sonidos, y gimen un poco, solo los puedes escuchar en un gruñido fuerte cuando ya te lanzan el mordico sobre el cuerpo para lo que posiblemente ya sea muy tarde… William esta en la maleta, son demasiados años conociéndonos desde la infancia y no pude matarlo, no tuve el valor para hacerlo. Espero que logres ver esto antes de abrir la maleta y no te encuentres con ese inconveniente. Si lo haces prepárate y termina lo que yo no pude hacer por favor…”

     Las lágrimas corrían por su rostro, los ojos se le comenzaron a poner rojos, con la sangre de las venas que se le reventaban y se veía realmente mal.

     “Por Dios… no creo tener ninguna esperanza para mí, alcanzaron las venas y tengo la pierna demasiado herida. Espero que Ana tenga mejor suerte que yo y logre alcanzar algún bote en el lago. Yo no tengo esperanzas, pero tampoco me convertiré en una nueva carga, dejo este video en el carro, las llaves las dejaré arriba por si alguien intenta de huir en el mismo, y esta pistola que la guardaba para intentar de defenderme de los militares y autoridades que intentaran de detenernos. Por cierto, no lo había mencionado, pero escuche que en la mañana buscarían personas que no fueron mordidas todavía en la radio, tienen un plan de evacuación solo para los que aún o han sido infectados, los reunirán en el campo de futbol de la facultad, se atrincherarán y en los próximos días llegaran a recogerlos.

     Se que no es mucho, pero no puedo hacer más… Si… si puedo hacer un par de cosas más, primero no dejen que los muerdan, segundo solo la destrucción del cerebro los detiene por completo, y tercero espero no me encuentren caminando por las calles para comerlos. Voy a subir a la azotea de uno de los edificios he intentaré caer de cabeza para no volver a despertar como una de esas cosas… No quiero volver a despertar, quiero un sueño placido y largo como toda persona normal. Suerte. Y muéstrales al mundo lo que aquí ocurrió, no dejes que lo oculten todo…”

     La cámara ya mostraba batería baja, y nosotros habíamos visto todo lo que podíamos ver. Nos imaginamos mas o menos que pudo haber ocurrido para que mi ex y su amiga no pudieran salir nuevamente generando la situación que tuvimos en el complejo... Tomamos un carrito del supermercado, que ya teníamos preparado, con víveres y algunas cosas que nos podrían ser de ayuda, y habíamos escuchado un helicóptero sobrevolar la zona, pero con lo que habíamos visto del video no nos atrevíamos a confiar en la guardia en aquel momento.

     Salimos del mercado, sacamos lo que quedaba del cuerpo de William de la maleta, entre Aníbal y yo, mientras Santiago estaba en el asiento del copiloto dormido o desmayado. Sabíamos que iba a despertar como uno de ellos, pero para eso primero tendría que morir. Y decidimos que pasaríamos por el campo de futbol a ver si aún continuaban ahí o si ya habían sido evacuadas las personas, era una esperanza posible… pero solo eso, una vaga esperanza.