viernes, 28 de octubre de 2011

CAPITULO 2 “NOTAS DESDE EL INFIERNO” I “El infierno existe…”


CAPITULO 2
“NOTAS DESDE EL INFIERNO” I
“El infierno existe…”

Ante todo quiero aclarar que estas hojas que hoy comienzo a escribir en este pequeño block no deberían de existir. Pero ya tengo 6 años en este lugar y si no me desahogo con algo terminare volviéndome loco.

Es este pútrido lugar el que provoca las peores pesadillas de mi vida. Llegue aquí (donde sea que estemos), por la recomendación de mi mentor, el cual ya se encontraba aquí, y me hizo la promesa que podría ver el futuro de la ciencia…

No se que me llevo a creerle, lo primero que hacían es sacarte del mundo, estas instalaciones son secretas, según tengo entendido existen otras en las Selvas de Colombia, pero solo son rumores de aquí, ya que ese nivel de información pertenece a los altos rangos.

Continuando con los rigurosos exámenes, una vez ingresas a este lugar no tienes forma de comunicación con el mundo exterior, no tenemos cable, ni Internet, ni radio. Toda la información que recibimos es la programación re-transmitida que ellos mismos preparan. Graban la información del mundo exterior, y lo filtran para transmitirlo luego internamente en los televisores del comedor, y de las salas de estar.

He llegado a sospechar que si sale alguna información o atisbo de irregularidad del mundo exterior que pudiera agraviar a cualquiera de los que aquí laboran no nos informan de los mismos.

Se podría decir que esta es la única prisión en la que te preguntan si quieres venir a trabajar para revolucionar el mundo, pero cuando ingresas no puedes volver a salir. No puedes pedir ingresar aquí, tienen que recomendarte, o tus capacidades tienen que ser especialmente altas sobre el resto de la población para que el gobierno te busque y te haga la oferta.

Mi área de investigación era la Bioingeniería, y antes de internarme en este infierno andante, había publicado varias tesis de renombre, me conocían en revistas, y estaba catalogado como “uno de los grandes científicos de nuestra era”…

Grandes científicos de nuestra era… Los científicos e ingenieros de la bomba atómica también lo fueron en su momento, y no son recordados de la misma manera que me gustaría ser recordado en el futuro. Yo el Dr. XXXXX como uno de los que abrieron las puertas de nuestras mayores pesadillas en el mundo real. (Nota del Autor: Por respeto a este último deseo expresado, no será publicado el nombre real del Dr. por mi parte. Y a los que puedan pensar que es familiar suyo, antes de hacer esta publicación le entregué sus pertenencias y lo que pude a su familia.)

Vine aquí con un sueño, con el sueño de mejorar la calidad de vida de las personas, y con conseguir mejoras físicas que les permitieran a nuestros soldados regresar sanos y salvos a nuestras casas, eso sería lo mejor para que más familias pudieran estar tranquilas, ante sus hijos, nietos, hermanos, primos o cualquier parentesco que se encuentre entre las tantas guerras que estamos viviendo en los últimos años.

De hecho, así comenzó mi trabajo, solo haciendo investigaciones del funcionamiento del cuerpo humano, y de animales también para buscar como aplicar esas lógicas y esas maravillas de la naturaleza a nuestro favor.

Pero nunca pensé que serían para ponerle armas a los “Enviados de Hades” como les decimos aquí, esas cosas que solo me entere de su existencia teniendo ya 3 años y 4 meses en las instalaciones. Cuando me pareció extraño…

Mierda, perdí la idea de lo que escribía con la llegada del general. Casi me atrapa. Aún estoy muy nervioso por lo que estoy haciendo. Espero poder continuarlo otro día.