miércoles, 4 de enero de 2012

Capitulo 4 “SEXO Y MUERTE EN EL JACUZZI” II “Sexo y placer en medio de la muerte…”

Capitulo 4

“SEXO Y MUERTE EN EL JACUZZI” II

“Sexo y placer en medio de la muerte…”



Subimos a la Suite en el piso 6, mientras estábamos en el ascensor no podía permitirme dejar de ver sus hermosos ojos. Tenía una mirada que albergaba varios sentimientos, casi imposible para mi conocerlos todos, a mí me hacía sentir embriagado y hechizado. No podía aguantar las ganas que tenía de probar sus labios, suaves, y hermosos labios rosa ligeramente humedecidos, no se si por su propia boca o algún labial. Al llegar a la habitación ya habían llevado la botella y la habían dejado en un cubo con hielo y unos vasos. Una habitación muy grande, con una cama matrimonial como para unas 6 personas al mismo tiempo, un hermoso jacuzzi con una iluminación tenue muchos detalles que observar, pero no desde la puerta, pasamos mientras nos dábamos un suave beso, ahora que no teníamos la sensación de que nos observaban, su sabor, su textura, esos labios suaves y deliciosos rozando con mis labios mientras la punta de las lenguas jugaba suavemente una con la otra y se devolvían para morder y jugar solo con los labios.



Llegamos a la orilla de la cama donde me sentó de un empujón y me dijo que había tenido práctica de Tenis en la tarde, por lo que deseaba darse otro baño aparte del que se dio en la universidad.



Me dijo que para esta primera vez, quería darme un regalo y se fue con el bolso al baño, escuché la regadera, me quité los zapatos, me acerqué al jacuzzi, y abrí el agua caliente, deje que el jabón liquido para burbujas se escurriera por completo en el agua mientras me preguntaba si debía entrar al baño y acompañarla o quedarme esperando ese “regalo”, decidí comenzar a desvestirme, puse el televisor sin volumen para ver que pasaban, mientras escuchaba la regadera imaginándome el agua correr suavemente por su piel y su cuerpo, quitándome la ropa.



En casi todos los canales nacionales estaban pasando lo mismo, al parecer la noticia de los infectados en Caracas que habían llegado de los vuelos estaban causando mucho revuelo, pero yo no estaba para pensar en eso en ese momento, por lo que lo deje en un canal de música, escuche que ella había cerrado la regadera y le puse volumen, serví 2 vasos de Whisky a la roca y me metí en el jacuzzi dispuesto a relajarme.



Escuche la puerta del baño abrirse y cuando iba a voltear me dijo que cerrara los ojos, que no viera la sorpresa todavía, había comenzado una canción de reguetón en el canal, y me maldije por dejar eso encendido en vez de poner mi celular o algo diferente, solo podíamos escuchar esa música en las discotecas, tomados y jodiendo mientras bailábamos, pero así de manera común no nos gustaba para nada.



Absorto en mis pensamientos siento como la luz baja un poco por donde estoy, y me dice que puedo abrir los ojos, creía que la encontraría cerca de mí, a mi lado, o algo así. Para mi sorpresa estaba en la otra esquina del cuarto, donde había un tubo de Streptease que ni había volteado a ver cuando llegamos, tenía puesta una camiseta deportiva blanca muy pegada, a través de ella se notaba que no había secado completo su cuerpo, puesto que en la zona de sus pechos (entre otras áreas) estaba húmedo y pegado a su silueta de sirena, unos pechos perfectamente redondeados en un tamaño que no eran demasiado grandes pero si perfectos para su contextura del cuerpo, y los pezones duritos que se podían ver a través de la tela, era difícil levantar la mirada o bajarla para no delatarse.



Aproveché de bajar un poco la mirada, y observé que se había puesto la falda más corta que tiene, cuando los usa para jugar se la pone con unos shorts de licra debajo de los mismos, y la falda volaba y se meneaba a un ritmo muchísimo mas suave y lento que el de la música que sonaba en el televisor, ella me deleitaba suavemente con su menear y su cuerpo de hechicera moverse sensualmente, dominándome poco a poco con su danzar suave, y su excitante movimiento de caderas, sus movimientos parecían los de una princesa que nadie toca y que yo en ese momento deseaba sentir conmigo.



Observando mas detalladamente logre darme cuenta en mi asombro, (incrédulo asombro infantil), que no poseía ropa interior, cosa que entre la luz y el éxtasis de aquel momento no había caído en cuenta. Tome un trago suave del delicioso Whisky y al no haber ido nunca antes a un club nudista no sabía que hacer, si ir hasta donde estaba y acompañarla (aunque estaba desnudo y por eso no me provocaba), si lo hacía solo para divertirse, si podría tocarme o eso la molestaría… Aún peor, nunca me habían hecho un baile privado, o había estado con el nivel de lujo que me estaba dando esa noche con Brittany. Por un momento mis pensamientos parecieron volar, estaba en la habitación al mismo tiempo que no estaba en ella. Quería estrecharla conmigo, suavemente, sentir nuevamente sus labios y su boca rosar los míos y que me comiera lentamente. Apagar las luces, y abrir las cortinas para que entrara la luz de la luna y desnudarla poquito a poco, lo poco que tenía encima solo para explotar todo lo que estaba acumulándose dentro de mí.



Decidí apagar el televisor, cosa que ella agradeció y me sonrió, bajando suavemente las escaleras caminó al jacuzzi, mientras me observaba con deseos y una mirada de animal en celos. Yo aceleré el resto de mi vaso, y lo solté a un lado, cuando ella no entró directo sino que me rodeo en el jacuzzi, quede sorprendido hasta cierto punto, se agacho por detrás de mí, permitiéndome ver muy, pero muy de cerca esa parte tan intima con la que en más de una oportunidad había soñado, o intentaba de imaginarme como sería…



Hermosamente depilado, rosadito y mojado aún sin entrar en el jacuzzi conmigo. Me tomó suavemente la quijada para cerrar mi boca, me levantó la vista a sus ojos, y al ver esos hermosos ojos azules, junto con el baile y aquel olor de mujer que inundaba mi olfato, me dio un beso que sentí que me haría terminar sin más contacto que aquél…



Se sentó a la orilla y me tomó por el cabello… En aquel momento me convertí en un esclavo, en un simple títere, haciendo todo lo que ella deseaba y disfrutando del aguamiel de los Dioses que me regalaba…



Sin quitarse la falda ni la camiseta, me apartó después de lo que para mi fue un instante, pero que en total fueron 2 momentos divinos de jugos celestiales… Se metió en el agua y botó el whisky que le había preparado al calentarse y aguarse con el hielo descongelado.



Se sirvió un trago, y me dijo que necesitaba un respiro, porque entre el baile y el momento íntimo, aparte de las prácticas del día necesitaba un momento para poner su mente en lugar…



- Nunca había hecho algo así para nadie.

- ¿En serio?.

Le pregunté con un poco de curiosidad y al mismo tiempo sintiéndome importante.



- ¿Por qué habría de mentirte?... Y sin embargo, no se que me llevó a bailarte y darte este regalo tan especial, pero creo que el fin del mismo es para mí fácilmente comprensible y en especial disfrutable en este momento.

- ¿Y cual es ese fin?

- Es una combinación de varias cosas, he terminado de descifrar el verdadero valor de tu mirada por ejemplo…

- ¿El valor de mi mirada?.

Ahí mi mente se puso a divagar y sirviéndome otro trago de whisky, me tome un sorbo para poder aclarar mi mente y concentrarme en la conversación a pesar del “nivel” de excitación que tenía todavía

- Sí. Tu mirada es tu espejo a este mundo Lionell, y eso no lo puedes esconder, y menos a mí que me capturaste con ellos. Por ejemplo hoy cuando te encontré estaban con una combinación entre marrón oscuro y un verde oscuro…

- Es imposible que me los vieras, si es de noche…

Recuerdo que nos encontramos en plena avenida y ahí la iluminación no era tan buena que se diga.



- Las luces de los locales existen sabes, y fue sencillo notarlo porque cuando me viste y te sonreíste inmediatamente se comenzaron a aclarar, eso fue lo que me permitió ver de verdad que estaban oscuros.

- Aja… ¿y que tiene eso que ver?

- Si me dejas continuar te puedo explicar… Mientras caminábamos note que cuando me ibas contando las cosas tus ojos iban cambiando de color, se volvían a oscurecer cuando hablabas de tus problemas, de la universidad y esas cosas, pero al levantar la mirada a mí empezaban a aclararse nuevamente.



Luego cuando estábamos aquí abajo, tus ojos tomaron un brillo sumamente especial, se hicieron completamente verdes claro, podría decir que al nivel de claridad de mis ojos, y al verte acercar a mis labios me fue imposible aguantarme, tus ojos me hicieron derretir a tu beso y a tu encanto.



Cuando llegamos aquí y vi en esa esquina el tubo, se me despertó el morbo, y pensé que quería ver hasta donde podía hacerte llegar, buscar en esos hermosos ojos que tanto podrían mostrarme de tu alma si les daba un regalo y tome la decisión casi sin pensarlo más.

- Entonces decidiste darte un baño y salir así para mí… y ¿que viste? ¿Encontraste lo que querías?

- Mejor aún… al estar allá en el tubo al principio me estaba dando algo de pena y casi me cortó la inspiración, hasta que note que me observabas con completo detenimiento a todo el cuerpo y no a la cara, como me encanta y haces siempre, eres el único capaz de mantener tu mirada en mis ojos mientras hablamos…



Pero por fin veía que me deseabas más allá de unos ojos bonitos, y veías mi cuerpo entero para tu propia satisfacción. Me hiciste sentir deseada y eso me dio valor y deseos de ti. Aunque me habías demostrado que comprendías mis sentimientos y te gustaba mi forma de ser, pero creía que no te gustaba mi cuerpo.

- No me has respondido…

- Y tú andas muy entrometido sin dejarme terminar de contar…

- Esta bien, me quedo callado

- Observándote desde aquel rincón, tú mirada, tú deseo me hicieron perder cualquier pena que tuviera conmigo en ese momento, y ponerme a moverme y a bailar. Solo tenía que verte, y saber como deseabas tocar mi cuerpo, saborear el agua de mi piel y disfrutar de mí. Al apagar el televisor, lo agradecí por dentro…



Aproveche para tomar otro sorbo de mi trago, cosa que ella también hizo para tomar una pausa y poder continuar.



- Quería dejar de bailar, quería sentirte en mí, que en vez de saborear el vaso de alcohol, me tomaras a mí, y ya tenía mi interior demasiado caliente, demasiado húmedo, y creía que podría llegar ahí mismo de pie solo viéndote disfrutar lo que veías. Puedo haber tenido novios antes, pero ninguno nunca me había demostrado un nivel de amor y deseo como me lo muestras tú.



Me acerque caminando con el deseo de tomarte completo, enterito y poco a poco, sentirte dentro de mí, cuando me puse a tu lado tu mirada se perdió en mi cuerpo, por un momento creí que te habías ido a otro mundo hasta que levante tu rostro, y al ver tus ojos, me llegó el primer orgasmo, solo con ese beso…

- Entonces cuando yo… ¿Tu ya…?

- Si. Pero no se puede comparar a tu boca y todo tu ser. Tenías los ojos igual que los tienes ahorita… Verde claro, verde hermoso, provoca comértelos y al mismo tiempo no dejar de verlos nunca y permanecer al lado de unos ojos tan expresivos.

- Pero aún no me has tenido por completo “dentro de ti” como dices que lo deseabas je je je…



Eso lo dije pensando en como me había dejado, he inmediatamente me di cuenta que no duraría ni 2 minutos y sería un completo fracaso, por lo que me dio algo de miedo, y para ocultarlo me voltee a mi celular y lo puse a sonar en aleatorio.



- Eso ya lo voy a cambiar por completo… Esta noche eres completamente mío y haré todo lo que quiera, aunque ahorita estas en un nivel que tenemos que bajar… Para que después puedas disfrutar las siguientes batallas que nos faltan.



Se acercó hasta mí, quitándome el trago de la mano, tomo un sorbo, y me beso compartiendo el frío alcohol, que se calentó en segundo en nuestras bocas, mientras la sentía moverse cerca de mi parte intima sin llegar a entrar, sino más bien como un juego…



Se apartó, lo tomo en sus manos y me pidió que ahora yo me sentara al borde, abrió de nuevo el agua para enjuagarlo un poco del jabón que tenía sobre él, y me ha regalado el momento de placer más corto pero completo de mi vida entera, liberando todas las tensiones y como había temido, sin durar ni 2 minutos.



Después salió del agua, se enjuago un poco solo abajo, y dejo el resto de su precioso cuerpo enjabonado para disfrutarlo, mientras me cabalgaba a la orilla del jacuzzi y mis manos, muy suave y lentamente, exploraban su cuerpo de piel extra suave con el jabón, y nuestros labios se fusionaban suavemente en profundos besos.



Es difícil describir el placer que puede sentir un hombre en ese momento a menos que lo vivas en carne propia, sentir sus suaves pechos y sus pezones duros, como entras calientito, jugoso, con una piel tan hermosa y suave…



Pasamos a darnos un baño para quitarnos el jabón, ahí mismo en el jacuzzi dejando correr el agua y destapándolo para que se fuera el jabón, mientras nos besábamos y disfrutábamos del cuerpo de cada uno, y en mi celular que estaba aleatorio comenzó a sonar “With or Without you” de U2, lo cual me pareció perfecto para el momento romántico que estaba teniendo mientras la sentía a ella, continuando moviéndose al ritmo de la canción y excitándome más y más.



Pasamos al potro, y fue el momento de mi confesión explicándole que nunca lo había usado como tal, solo lo había visto. Ella tampoco, lo que nos llevo a una hora de sexo, placer, y risas mientras que inventábamos que haríamos y como lo haríamos sin saber exactamente cuales posiciones funcionarían y cuales no.



No seguiré describiendo más mi intimidad y mi momento de infidelidad, que tuve antes de este Apocalipsis, el momento más maravilloso de mi vida, el último momento de verdadera felicidad. Solo resumo que jugamos en la mesa, para comer el mayor y mas delicioso plato que nunca llegué a probar, la alfombra se baño con el whisky que dejamos correr por nuestros cuerpos, y nuestros sentidos explotaban una y otra vez de placer en cualquier posición que nos provocaba, disfrutábamos viéndonos en los diferentes espejos del cuarto, nos poníamos frente a uno, ella de espaldas a mí, mientras entraba y mis manos jugaban por su cuerpo frente al espejo, con su pecho, la mordía el cuello y la otra mano jugaba con su punto externo más sensible y “cli”mático, cuando alguno estaba sobre el otro podíamos vernos en el espejo del techo, o sacando la posición y el instinto más animal que se puede tener en esos momentos frente a ellos…



Casi al final ya nos fuimos a la cama y lo hicimos una última vez muy suavemente, lento, y despacio por todas las áreas posibles, incluso aquella que nunca ninguno de los dos había aprovechado nunca para este acto de amor, en todas las posiciones que se nos ocurrieron, nunca olvidare cuando su cuerpo se posó sobre mi, de espaldas, mientras su cabello acariciaba mi rostro y ella se movía lentamente dejando correr todos sus jugos en mis partes más intima, y su olor de mujer inundaba mis sentidos, o ella tumbada en la cama boca arriba, con las piernas entre nosotros como si estuviera sentada “en posición de loto”, fue un momento de invento, pero entre lo húmedo, y lo suave de todo, creo que estuvo entre las mas profundas y deliciosas de todas, ella llegó con contracciones tan fuertes que tuve que salir para no hacer lo mismo y poder continuar un rato más después. No importa que sea lo que vean en las películas para adultos, no importa cuantas veces lo hallan hecho, o con quienes lo hicieran en el pasado, presente o lo harán en el futuro, siempre lo mas importante es el amor y el deseo, porque en ese momento comprendimos que estábamos embriagados no solo de sexo y placer sino de un amor que ambos reprimíamos.



Todo a un ritmo muy lento por el agotamiento, no queríamos separarnos, hasta terminar nuevamente ya con la canción de “ONE” también de U2 por lo que el principio y el final fueron sencillamente perfectos.



Ese día descubrí muchas cosas, si una mujer lo desea puede llevarlo a uno a por lo menos unas 7 veces en una noche, (y ni siquiera en una noche, sino en unas horas), sino que ellas también pueden hacerse multi-orgásmicas, y señores, si en medio de todo este caos y Apocalipsis tienen una mujer que los quiera y los ame, que los consienta y les entregue el templo de su cuerpo, su corazón, y su vida en sus manos, no es solo complacerla en un momento, no es solamente ustedes complacer sus instintos, y echarse a dormir, aprendan de esa mujer, aprendan de sus expresiones, aprendan cada recoveco de su piel, explórenla suavemente si tienen tiempo y oportunidad, dejen que sus sentidos jueguen, disfruten el olor de esa mujer para despejar su mente de toda la pudrición del exterior, disfruten la suavidad de su piel para olvidar la dureza de las armas y las herramientas de trabajo, observen sus siluetas y su piel, a nosotros no nos importa si tienen un poquito de grasa, si tienen muchos pechos o una gran cadera, deléitense con esa vista, observen su belleza externa y verán que no existe más nada comparado en este mundo de muerte y polvo que pueda compararse a ella, abrácenla mientras entran en su cuerpo, apriétenla fuertemente, tomen su cabello y su cuello y júntense como un abrazo mientras lo hacen, y se sorprenderán con la música que sale de sus labios mientras la hacen suya, y en su momento de mayor éxtasis, bajen y prueben el manjar que los dioses nos regalan a través de ellas…



Luego de esa reflexión continúo diciendo que nos habíamos quedado dormidos ella sobre mí, en un abrazo profundo, y yo completamente dentro de ella. Seguramente solo por unas horas para mí, puesto que luego me desperté con unos golpes y gritos fuertes que no eran precisamente del televisor…