miércoles, 25 de enero de 2012

Capitulo 4 “SEXO Y MUERTE EN EL JACUZZI” V “La sonrisa de la muerte es roja sangre…”


Capitulo 4
“SEXO Y MUERTE EN EL JACUZZI” V
“La sonrisa de la muerte es roja sangre…”

Mi mente aún estaba recuperándose de toda la adrenalina bombeada mientras bajábamos, y que había comenzado a disiparse un poco mientras me calmaba a un lado de la cama, mi cuerpo se enfriaba, y mis músculos perdían un poco la tensión de momentos antes.

Esa sombra gigantesca detrás de Brittany me había helado la sangre por completo, pude ver como, lo que según Brittany era sangre, se escurría y caía de su cuerpo al jacuzzi, mientras ella estaba pálida viendo mi expresión de miedo en el rostro, o tal vez había visto la criatura por los espejos del cuarto. Esta vez me quede congelado en todos los sentidos.

Y cuando ella iba a comenzar a voltearse a ver que ocurría, ya era muy tarde,  Esa cosa se abalanzó directamente sobre su cuello, dejando caer su peso sobre ella, y cayendo ambos al suelo.

Los gritos de ella, eran desgarradores, fuertes pero comenzaron a ser rápidamente guturales, cuando la criatura alcanzó su garganta y comenzó a apretarla mientras continuaba mordiéndola y comiéndosela, montado en su espalda sin dejarla levantar con todo su peso.

Al levantarme de la cama, observé que era una persona de contextura demasiado fuerte y que no podría hacer nada para apartarlo de ella, no con mi fuerza normal, del miedo y los nervios dí un paso atrás buscando algo con que defenderla y defenderme cuando viniera a por mí.

Tropecé con la silla de la mesa tipo bar, al voltear a ver que era lo que me lleve por el medio, no lo pensé mucho, tome la silla y en un nuevo disparo de adrenalina me le lancé al monstruo que le continuaba comiendo y mordiendo, presionándola contra el suelo.

La silla en un rápido movimiento ondulatorio, golpeó su cabeza, escuché los huesos partirse del golpe, sentí la silla temblándome en la mano del reflejo del golpe que alcancé a dar. Sin volverlo a pensar, lancé un segundo, tercer y cuarto golpe bañándome la ropa de la sangre de aquel sujeto.

Lo aparté de Brittany, y cayó al suelo como un plomo, sonando fuertemente al chocar con el suelo por su peso a pesar de estar cerca del piso en ese momento. Jalé las sabanas de la cama, empecé por presionar la herida, apretándola con la misma, mientras buscaba mantenerla con la cabeza de lado para que pudiera respirar, sin quererla mover mucho.

Noté que parecía querer decir algo, a lo que estando arrodillado a su izquierda, le estaba dando la espalda a la entrada, y le pedía que no intentara de hablar, que descansara que yo conseguiría de alguna manera detener la hemorragia, o por lo menos retrazarla para llevarla a algún lugar donde pudieran atenderla.

Ella volvió a intentar de hablar saliéndole coágulos de sangre por la boca, y estirando su brazo izquierdo hacia mí. Yo le tome la mano, y me encontraba llorando, ya no sabía que más hacer. Era demasiada sangre, aunque buscaba detenerle el sangrado apretando la herida me había tardado demasiado en ayudarla…

En eso escuché un fuerte golpe contra la puerta de una de las criaturas que había llegado a la entrada de la habitación, y la golpeaba. Al sobresaltarme volteo inmediatamente hacia la puerta, para sorprenderme de ver a la mujer que momentos antes estaba en el baño tirada en el suelo caminando hacia mí.

Sus tripas guindando y fuera de su zona abdominal, el rostro con un fuerte golpe, parecía tener un brazo desprendido, muy mordido y lastimado. Le faltaba el labio inferior, que contrastaba por completo con el grande y carnoso labio superior. Su boca abierta con esa macabra sonrisa que solo ellos saben dar.

Mi susto fue inmediato, pero mi reacción tampoco tardó en llegar. Tome de nuevo la silla por las patas, y la golpeé en la cabeza, cayo al piso y continué golpeándola, una y otra, y otra vez, mientras lanzaba maldiciones al aire pidiéndole que se muriera de una buena puta vez, y nos dejara tranquilos en nuestro último momento juntos.

No se si estaba comenzando a volverme loco, puesto que ya no me lo pensaba 2 veces en atacar a estas criaturas, o por lo menos no a esta en este momento. Regresé hasta Brittany, que al ver que ya no podría hacer más nada por ella, la volteé hacia mi, abrió sus ojos, continuaban de un azul claro hermoso, pero su rostro estaba lleno de su propia sangre.

Le limpié un poco el rostro y pude ver su sonrisa, levantaba su mano para alcanzar mi rostro, cosa que le ayudé rápidamente a completar. Me hizo verla nuevamente a sus profundos ojos azules, mientras reía con los dientes rojos llenos de sangre, pero con una sonrisa de corazón, y cerraba los ojos, perdiendo las fuerzas en su brazo, que sujeté fuertemente mientras lloraba y le pedía perdón por no poderla ayudar…

Ya todo visto desde un punto de vista, en el que el pasado es sencillamente experiencia y el estar aquí vivo actualmente es un regalo y una bendición, me doy cuenta que mi primera experiencia en un jacuzzi, con la mujer que consideraba más bella de mi universidad, chocó con los extremos más potentes de mi cerebro.

Por un lado la noche más maravillosa con ella, comenzó en un jacuzzi de un sexto piso, una Suite Presidencial rodeado de lujos, placeres y sexo, terminando en el jacuzzi de un segundo piso, bañado en sangre, y con 2 personas más muertas por mis manos… De algo fenomenal, a algo infernal. De lo más alto hasta el final del suelo…