jueves, 18 de octubre de 2012

Capitulo 9, Las selvas del infierno, VI Los demonios de mis pesadillas


VI
Los Demonios de Mis Pesadillas...

Esta parte la voy a contar un poco más lento… Quiero intentar de recordar todos los detalles posibles… si… mientras mas detalles pueda encontrar será más sencillo comprender las acciones que tuvimos que hacer… Las decisiones que tuve que tomar para proteger a mi equipo, y como todo se fue poco a poco a la mierda…

Este edificio de puro concreto no tenía ninguna ventana a la vista, solo la puerta se encontraba abierta, para indicar por donde se podía pasar. En la parte externa se podía ver unos respiraderos que estaban zumbando, lo que indicaba que el aire se encontraba en funcionamiento aún en su interior.

Clark estaba listo y preparado para terminar de abrir la puerta, atrás de él cubriéndole y sirviendo de apoyo se encontraba Bruce, y al otro lado de la puerta se encontraba Burns listo para hacer volar cualquier cosa que intentara lanzarse encima de nosotros si parecía superarnos en número.

El silencio dentro del edificio se podía percibir aún en la entrada, las luces apagadas no permitían ver correctamente lo que había en el interior del mismo, aunque se podía ver un pequeño pasillo.

A un lado de la puerta, Clark accionó un interruptor que encendía las luces principales del complejo. Los nervios se me pusieron de punta, esa sensación de escalofrío cuando los bellos de los brazos se erizan, mientras veías una vieja película de terror esperando que la horrenda criatura se abalanzara sobre el protagonista dándonos un susto a los espectadores también, así mismo me sentía en aquél momento, esperando que algo horrible nos saltara y matara a uno de nosotros antes de que pudiéramos reaccionar.

La intermitencia de las luces ahorradoras pareció interminable, a pesar de haber durado tan solo unos segundos, eran como los truenos de una noche de tormenta en medio de un bosque sin nada a tu alrededor para protegerte, y que en cualquier momento iluminaría la silueta de tu enemigo justo frente a ti listo para matarte…

Cuando las luces por fin se encendieron, noté que todos habíamos contenido la respiración por esos segundos, todos habíamos dejado de respirar para poder percibir cualquier cambio en el aire que se presentara mientras la oscuridad desaparecía.

Si… Lo recuerdo muy bien… fue ese instante de tensa calma, el momento en que sientes que todo está bien y que nada va a salir mal.

Pero al final del pasillo que teníamos de frente, se veía una puerta abierta… Una silueta… alguien estaba ahí parado, viendo fijamente al frente en nuestra dirección… Sus ojos tenían un extraño brillo, parecían vivos aún cuando la muerte estaba encima de ellos.

Se estaba meciendo suavemente de un lado a otro mientras nos veía. Casi podría jurar que nos estaba estudiando, examinando, y hasta la baba que se le caía al suelo parecía indicativo de que se estaba saboreando, al pensar que seríamos su siguiente comida…

La criatura dio un paso a la luz… La silueta salía de las sombras de donde estaba, un pie fuera y pudimos ver que estaba descalzo, el pantalón desgastado, y corroído, como si hubiera sido arañado o mordido por un perro.

Su otro pié salió de la oscuridad en un segundo paso, una bata que de seguro era blanca hace unos días, ahora se encontraba de un color gris cemento, lleno de tierra y polvo, al mismo tiempo que manchas de sangre y una mano se difuminaban en la silueta humana que podíamos ver poco a poco andando.

Antes de que diera el tercer paso, Bruce le ordenó que no diera un paso más, y que dijera su nombre y rango… Por toda respuesta solo escuchamos una especie de gruñido gutural, salido directo de su garganta.

El siguiente paso dejó ver su rostro en la luz… No se como se puede llamar rostro, aunque se supone que ahí debía de existir uno… Aquella criatura solo poseía sus cuencas oculares con sus ojos, y muy poca piel o carne, podíamos ver el cartílago de la nariz, sin labios, los dientes en una horrenda sonrisa devorada, y un fuerte olor a pudrición concentrado que a todos nos estaba pegando fuertemente en la nariz…

Aquel cuerpo debía de tener mucho tiempo en descomposición o había más de una de esas cosas ahí dentro, eso era lo único seguro que podíamos saber en aquel momento…

Lo volvimos a escuchar gruñir mientras daba otro paso, parecía ser lento, no estábamos seguro de su estado mental. Parecía una persona, con heridas imposibles de permitirle mantenerse en pie y con vida, pero ahí estaba, andando lentamente hacia nosotros, con una expresión vacía, pero al mismo tiempo llena de odio y hambre.

Bruce hizo un segundo llamado, pero aquella criatura seguía sin responder. Escuché la detonación a mi lado… El Destripador le había disparado con su pistola en la frente, y el sujeto había caído al suelo, perdiendo toda su ferocidad en el rostro, y liberando un espeso liquido negro por el agujero de la bala que tenía ahora.

Por un momento voltee a ver al Descuartizador, lo iba a reprender por realizar aquella acción, no sabíamos si era una persona viva o no, y no teníamos aún permiso de matar a posibles civiles, aunque desconociéramos lo que les estaba pasando.

El no me respondió… dio unos pasos al frente, lentamente cuidando que ninguna de las 2 puertas que podíamos ver a la izquierda del pasillo, de la misma habitación donde había salido aquél sujeto o de la esquina que doblaba a la derecha saliera otra de esas cosas…

Al llegar a su lado, con un pie volteó el cuerpo… Cuando lo terminó de voltear, reconocí qué había visto él que yo no había notado por estar centrado en su rostro.

Toda su zona abdominal, estaba abierta y vacía… El sujeto que había intentado de morderme afuera por lo menos tenía las tripas sueltas, pero este no tenía pulmones, corazón, estomago, hígado ni nada de esas cosas que deberían estar en el tronco del cuerpo…

Era un agujero oscuro, como una especie de caja vacía y llena de mucho liquido negro espeso, que luego nos explicó que era la sangre, mucha de ella coagulada, y otro tanto a punto de coagularse por completo.

En definitiva no nos estábamos enfrentando a personas con vida… Parecían ser Muertos Andantes literalmente. Mouse quería salir he informar a la base lo que nos estábamos encontrando…

Lo detuve, no era momento de informar lo que encontrábamos… Primero debíamos obtener toda la información posible. Y saber que había ocurrido con los cientos de personas que estaban en la base anteriormente.

Toda esa gente debía estar en algún lado. Y teníamos que averiguar en donde.

Nos preparamos para voltear en la esquina y reconocer el pasillo. Descuartizador utilizó un pequeño espejo que tenía entre sus herramientas médicas, para no asomarse directamente a ver el pasillo.

No había muertos en el camino… o zombies… o lo que fueran esas cosas. Aún desconocíamos que diantres eran esas cosas. Monstruos que se harían sumamente comunes para nosotros en los siguientes años.

El pasillo estaba débilmente iluminado por algunos bombillos, al final del mismo estaba más oscuro ya que al parecer sus bombillos se habían quemado o no estaban funcionando por alguna otra razón desconocida en aquél momento.

Decidimos ir revisando poco a poco las habitaciones… Mouse y Destripador se quedaron vigilando el pasillo que ingresaba en el edificio, dejé a Clark en la puerta, verificando que no apareciera una de esas cosas en caso que tuviéramos que salir del lugar, y tropezarnos de frente con ellos, pero tampoco mandarlo lejos para que no pueda servir de apoyo adentro del edificio.

La primera puerta entonces la abrimos entre Bruce, Burns y yo. Yo era el soporte, Bruce abriría la puerta y Burns como siempre listo para responder con granadas en caso de un ataque repentino.

La puerta abrió con algo de dificultad, pero no hubo que forzarla demasiado… La oscuridad de la habitación no dejaba ver mucho de su interior. No escuchábamos nada desde adentro en aquél momento.

Burns movió su mano con rapidez para encender la luz y la volvió a sacar inmediatamente. Las luces parpadearon momentáneamente mientras los bombillos se calentaban. El efecto de “luz de trueno” como me gusta llamarlo, solo duró unos segundos.

Cuando estaba más iluminado pudimos ver que la habitación estaba vacía. Era una habitación bastante sencilla. Entramos aún en alerta, teníamos un mesón de frente en el fondo, y vimos un espejo unidireccional en la pared de la derecha que comunicaba con la siguiente habitación.

Había equipo para grabaciones… aunque cualquier material que pudiera tener esos equipos había sido sacado y llevado cuando las personas del complejo abandonaron la base. Mientras registrábamos la habitación, todo se mantenía en silencio, Bruce accionó un interruptor que encendió la luz en la habitación contigua.

Hasta ese punto parecía que la habitación de al lado no sería más que una sala de interrogatorios, tal vez de miembros capturados de las guerrillas u otro…

Pero apenas Bruce había encendido las luces de esa sala nos dimos cuenta del enorme error en aquella idea…

Cuando las luces se encendieron, pudimos ver cuerpos tirados en el suelo. Estaban en distintas posiciones, boca arriba, boca abajo, sentados… Parecía que la sala estaba llena de puros cadáveres.

Algunos les faltaban los ojos, o un brazo, otros tenían las entrañas afuera. Vestidos con uniformes militares, con batas de laboratorios, con vestimenta de civiles… Todos parecían muertos…

Y digo parecían, o que debían de estar muertos… Pero en cuanto se encendió la luz de la habitación parecía que algo se había encendido también en ellos… Los cadáveres se empezaron a levantar lentamente…

Sus miradas vacías buscaban el aire, olfateaban, parecían un grupo de personas acabando de pasar una mala noche de campamento, levantándose perezosamente y revisando donde estaban…

Empezaron a caminar por la habitación, a golpear las paredes, la puerta y pudimos ver inclusive como uno de ellos tomaba la perilla de la puerta he intentaba de girarla, aunque su agilidad motora dejaba mucho que desear…

Inmediatamente les grité a los muchachos de afuera la orden para que buscaran asegurar esa puerta con cualquier cosa que pudiera reforzarla. No sabía que tanta fuerza o inteligencia conservarían esas cosas, pero no me arriesgaría a liberarlas de ahí…

Contaba unos 20 cuerpos… Aunque no podía olerlos, sentía nauseas como si los tuviera a mi lado. Uno de ellos que estaba observando el espejo me daba la sensación que pudiera ver más allá de su propio reflejo, a pesar que, conociendo estas salas, no debería ser posible, sentía que me veía directo a los ojos y me seguía con la mirada, aunque con unos segundos de lentitud, como si no me estuviera viendo, pero me pudiera sentir y tardara unos segundos en saber a donde me había movido.

Cuando estaba sumergido en esa idea, intentando comprender he imaginar hasta donde llegarían esas criaturas, otro de ellos, desde atrás golpeó con fuerza con la palma abierta el cristal, para luego estampar su horrible rostro contra el mismo.

Buena parte de su rostro era un amasijo de sangre y carne en descomposición, sin los labios, faltándole algunos dientes, pegaba al cristal el área que debería ser los pómulos en nosotros,  movía la lengua buscando saborear la carne y sangre fresca que parecían saber tenían tan cerca y les frustraba no poder alcanzar…

Cuando los muchachos revisaron bien y verificaron que no había nada en la habitación, papeles, videos, cintas, cd’s, cualquier cosa de información que pudiera ayudarnos, salimos de la misma y cerramos de nuevo la puerta.

Los golpes en el vidrio eran fuertes, y aunque era vidrio reforzado, no quería dejar ninguna posibilidad de escape de esas cosas. Así que esta puerta también la reforzamos desde afuera con varias cosas que conseguimos en el lugar.

Bruce y Burns entraron en la habitación que estaba de frente a cuando llegamos, de donde había salido el primer sujeto que habíamos visto caminando por completo como tal. Esa era una sala de descanso, al parecer aquél hombre se había metido ahí a descansar y dejarse morir, aunque no encontramos ningún papel, o algo de utilidad en la misma. Solo había una colchoneta con sus sabanas y una almohada. Nada del otro mundo para un descanso momentáneo entre guardias.

Mouse y Destripador avanzaron un poco más para seguir verificando que no saliera nada del pasillo final que teníamos en frente. Desde nuestra posición podíamos observar que el lugar no tenía mucha profundidad.

Para describirte un poco antes de continuar, de nuestro lado izquierdo, aparte de la habitación de descanso que revisamos anteriormente, había dos puertas más a la vista, una justo contigua a la sala de descanso, y otra un poco más adelante.

Una tercera puerta la teníamos al lado, pero era una puerta doble de cristal donde se podía ver que era una unidad de refrigeración con algunas botellas en su interior, lo que nos daba a entender que en el mismo podía haber medicinas o cosas así.

Del lado derecho solo teníamos dos puertas metálicas más, la primera se encontraba cerrada, la segunda estaba abierta aunque nada había salido de esa habitación aún mientras los muchachos vigilaban el pasillo. Después de ambas puertas se abrían al parecer 2 pasillos a los lados, pero no podíamos ver más de esos pasillos porque la iluminación era muy pésima.

En la pared del fondo, justo de frente a nosotros, se lograba medio ver la silueta de dos puertas más que se encontraban cerradas. Ambas juntas una al lado de la otra.

Decidimos verificar la primera puerta que teníamos a la izquierda, la que estaba justo antes de las puertas de botiquines médicos.

Apenas la puerta se abrió notamos que cierta humedad salía de la misma. Nos pusimos en alerta, la luz estaba apagada, si esas cosas eran capaces de mantenerse fuera con el calor de la selva, aquí con la refrigeración, y la humedad podía estar en perfecto estado…

Todo el lugar tenía un pequeño hedor a podredumbre, pero nos imaginábamos que era mucho menor de lo que en realidad debería de ser, ya que los sistemas de extracción aún se mantenían en buen funcionamiento.

Al encender la luz, pudimos ver que esa sala no era otra cosa que el área de descontaminación. En su interior había equipo de cirugía, batas, guantes quirúrgicos, los lavamanos y regaderas, desinfectantes…

La humedad que salía del lugar era porque una de las llaves se encontraba a medio abrir y se estaba botando el agua hacia las cañerías sin nada ni nadie que lo detuviera. Tal vez la llave la había dejado el mismo bastardo que nos salio cuando entramos en este edificio.

Continuamos con la siguiente puerta. La que teníamos en todo el frente. En el lugar escuchábamos aún los gemidos y los golpes de los primeros zombies que habíamos visto en la “sala de interrogatorios”, que comenzaba a sospechar era en realidad una sala de observación.

En todo momento me preguntaba que hubiera ocurrido si en vez de entrar primero en la sala de observación hubiéramos entrado donde estaban reteniendo a esos desgraciados de buenas a primeras. Seguro hubiera sido una catástrofe y la perdida de alguno de mis hombres… Peor aún cuando desconocíamos como se podía contagiar lo que fuera que tenían.

Nos preparamos para abrir la siguiente puerta como ya había dicho, al abrirla penetró suavemente la luz del pasillo, permitiendo observar poco a poco una parte inicial de la habitación que tenía la luz apagada.

De su interior llegamos a escuchar unas cadenas tensarse y chocar contra el concreto, nos pusimos completamente alertas, dimos un paso atrás esperando observar que tipo de criatura saldría de esa habitación, listos para dispararle en la cabeza… ¿Tendría cabeza?... ninguno sabía si todas las criaturas de aquél laboratorio serían iguales…

El miedo circulaba un poco por nuestras venas… Vamos… No importa que fuéramos Rangers… Nunca nos entrenaron para pelear y combatir monstruos… Estábamos entrenados en muchas cosas, rescate, sobrevivencia, asalto… Pero todo basado contra grupos humanos…

Cuando mucho estábamos preparados para defendernos de animales que pudieran ser usados para ataques, como perros, felinos, hasta cocodrilos y tratado de venenos de serpientes… Pero… ¿Quién se va a preparar para matar muertos?...

Ninguna criatura salía hasta el nivel de la luz, a pesar que lo escuchábamos gemir, gritar de furia por no alcanzarnos, y golpear las cadenas contra el concreto…

Alumbrando con unas linternas que habíamos conseguido, pudimos ver donde se encontraba la criatura que nos tenía congelados en la entrada de aquella habitación. Era un desgraciado, se veía que había sangrado mucho, porque parecía estar completamente de rojo, su boca se abría y se cerraba buscando morder una presa que se encontraba demasiado lejos de su alcance, mientras de su garganta salía un sonido gutural y seco que no es sencillo de describir, pero debes conocer muy bien si aún estas vivo.

Con el cañón del arma, al final, logramos encender la luz de aquella habitación… En ese momento pudimos darnos cuenta que no era mas que un cuarto de reconocimiento. El sujeto se encontraba atado de manos y piernas con cadenas a la pared.

En algún momento posiblemente se encontraba suelto en la habitación. Sin embargo ahora se encontraba atrapado y sin mucho movimiento contra la pared.

Con la luz también se había revelado otro detalle que no habíamos visto con las linternas y la oscuridad. El sujeto no estaba de rojo por la cantidad de sangre que había perdido… En realidad el sujeto no poseía absolutamente nada que lo vistiera, y su piel había desaparecido…

Estábamos viendo un amasijo de puros músculos, tendones y carne, amarrado a unas cadenas. Estábamos observando parte de los dibujos de la escuela sobre los músculos que tiene el cuerpo humano, en carne propia y moviéndose…

Ahorita que lo pienso un poco… Esas cosas hubieran sido el mayor amor platónico de aquellos que se hacían llamar “Doctores” en la época de las inquisiciones, reyes y la edad media. Cuando tomaban los cadáveres, los picaban y estudiaban qué había bajo su cuerpo…

Un grupo de médicos podrían tomar estas cosas para estudiar mejor el cuerpo humano y su funcionamiento, cada uno a un nivel diferente… La ciencia seguro hubiera avanzado unas diez veces más rápido, y hoy en día posiblemente no hubiéramos sobrevivido ni medio siglo más al descontrolarse estos monstruos y conquistar el mundo…

Me pregunto… ¿Cómo hubiera sido un virus de esta característica en época de los caballeros?... Seguro no hubiéramos avanzado de siglo… Porque los caballeros y personas entrenadas no eran tantos, y ante una población de esas cosas andando por medio planeta hubieran sucumbido…

En todo caso… yo mismo logre tomar el valor de entrar en la habitación. El olor a pudrición que expedía aquél cadáver andante era muy fuerte y logró hacerme soltar unas lágrimas… Con mi pistola Beretta le di un solo disparo en la frente a aquella criatura y pude ver como perdió casi al instante sus fuerzas de moverse dejando caer su peso…

Los músculos y tendones de la mano seguro ya estaban demasiado desgastados y débiles, porque cuando cayó al suelo, sus manos se desprendieron de su brazo, permitiendo la caída completa del cuerpo al suelo mientras las manos caían a su espalda, ya sin la prisión de las esposas que los sostenían mientras estaban unidas al resto.

Aparte de la cama a la izquierda del cadáver no había absolutamente más nada en la habitación. Decidimos avanzar a la puerta contigua. En esta se repitió la escena… otro cadáver se encontraba sujeto a unas cadenas en la pared al más puro estilo medieval… Creo que eso es lo que me trajo el pensamiento de esa época y estas criaturas contra los caballeros.

La única diferencia es que este zombie si había logrado liberar una de sus manos, por lo que tenía un poco más de alcance, aunque no llegaba siquiera a la mitad de la distancia que necesitaba para alcanzar la puerta.

Bruce fue quien se encargó de eliminarlo.

Estábamos muy cerca del pasillo, que se abría a los lados, antes de avanzar abrimos la puerta que estaba frente a la última sala de reconocimiento donde habíamos acabado con otra de esas cosas…

Era otra puerta que daba a un cuarto más de reconocimiento, pero este estaba vacío… Menos por la cama claro. Esas camas en todas las habitaciones…

Decidimos probar una estrategia para verificar el pasillo…

Dos de los muchachos, se posicionaron pegados a la pared de la izquierda, mientras yo y el descuartizador nos posicionamos al pasillo de la derecha. Bruce como era el que tenía mas potencia de disparo en cuanto a ráfagas rápidas se quedó un poco más atrás y en el centro del pasillo para prestarnos apoyo en caso que tuviéramos que retroceder.

La idea era la siguiente, (aún hoy en día uso esta estrategia con mis hombres…), Yo desde la pared de la derecha encendí una linterna y apunté hacia el pasillo de la izquierda. Así yo podría tener una buena vista sobre lo que se encontraba en ese pasillo, a una distancia segura en caso de que un zombie estuviera ahí mismo.

Si algún zombie estaba ahí sería atraído por la luz y lo que yo hiciera primero, el Descuartizador que estaba a mi lado no veía lo mismo que yo. Él estaba concentrado en la pared que teníamos a nuestro lado, por si otra criatura era activada desde ese pasillo a causa del movimiento del otro.

Mientras tanto, Mouse que estaba pegado a la otra pared estaba pendiente que cualquier movimiento que se pudiera ver en la misma pared que nos encontrábamos el medico y yo, así le avisaría a él si veía algún movimiento antes que él mismo pudiera verlo. Y Burns estaba apuntando y esperando el monstruo que podría salir de la misma pared donde se encontraban ellos y al que se suponía que yo podía atraer en cualquier momento…

Al encender mi luz pude ver que el pasillo no era muy largo, y un poco más adelante había una pared y una puerta cerrada. Les hice señas para estar en alerta del pasillo que ahora me quedaba a mi lado, y el pasillo resulto ser igual de corto y también con una puerta cerrada.

Nos levantamos ya más tranquilos… Solo nos quedaban cuatro puertas por revisar. Observando la organización del laboratorio, me imaginaba que una o las dos puertas de los pasillos debían de ser posiblemente baños internos.

Recordé la teoría de los laberintos, si te metes en un laberinto, siempre debes guiarte por tu pared de la izquierda… en algún momento encontraras la salida, si encuentras un pasillo sin salida te devuelves y continuas siempre hacia tu izquierda, no te atrevas a cambiar de dirección o perderás por completo tu ubicación. A menos que tengas una brújula y mantengas anotado siempre los grados y esas cosas… pero no era el caso actual…

Decidí entonces que primero revisaríamos la puerta del pasillo izquierdo… La tensión subía por cada poro, cada vez que nos tocaba abrir una nueva puerta sentíamos la sangre correr por cada vena, escuchábamos nuestros corazones como tambores en nuestros tímpanos, y el sudor era capaz de recorrer parte de nuestro cuerpo que ni sabíamos que podían transpirar…

El sudor provocaba que los propios testículos se le pegaran a uno en la entrepierna, siempre y cuando aún los tuvieras ahí abajo y no te estuvieran estrangulando en la garganta… Como dice la expresión je je je…

Al abrir la puerta resultó ser un baño como yo pensaba… Dentro del mismo el suelo estaba limpio, había un lavamanos normal y un W.C. para las necesidades del personal seguramente… De seguro tu que estas leyendo o escuchando esto, te la hubieras pasado todo el día metido ahí adentro descargando tu estomago… Sea por vómito o por la mierda… No veo como alguien normal pudiera ser capaz de soportar tanto horror al trabajar en un lugar como ese…

Antes de abrir una de las puertas de la pared final, les ordene a los muchachos que revisaran si la del otro lado del pasillo era también un baño. A pesar que ya me encontraba un poco más tranquilo, los nervios continuaban atacando.

Este baño no resultó estar tan limpio. En el suelo se podía ver que habían vomitado, y que alguien se había cortado o en el mismo vomito había perdido sangre… Me pregunté si sería el mismo primer sujeto que eliminamos dentro de este edificio o si sería por casualidad el otro que estaba afuera y no vimos el primer día que habíamos llegado.

Nos posicionamos de nuevo para abrir la siguiente puerta, abriríamos primero la puerta de la izquierda, mantendríamos un orden y dejaríamos la otra puerta para el final… Sabía que una de las dos habitaciones que quedaban posiblemente sería una sala de proyecciones, o de reuniones y en la otra una sala de descanso, o una sala de ordenadores…

Me posicioné detrás de Mouse del lado izquierdo de la puerta, del lado derecho estaba Burns listo para ayudar en caso de soporte, pero en esta oportunidad, adicionalmente, teníamos a Bruce y al Destripador en el pasillo para darnos soporte en una retirada rápida.

Todo se realizó según el procedimiento, Mouse abrió la puerta y se apartó, Burns y yo servimos de apoyo para revisar la habitación y protegerlo… Pero estando en primera línea ¿Quien nos protegía a nosotros?

De aquella oscuridad, no nos dieron tiempo de hacer nada, esas cosas saltaron encima de nosotros, se nos abalanzaron encima, nos alcanzaron y nos tumbaron al suelo antes de que pudiéramos hacer nada…

Esos se convirtieron en los demonios de mis pesadillas… Cada vez que quiero abrir una puerta en la oscuridad me viene de nuevo esa espeluznante imagen a la mente… sus ojos blancos frente a los míos, su diabólica sonrisa muerta saboreando su siguiente comida antes de probarla y el sonido de sus gargantas al abrirse y degustar el próximo bocado de tu propia carne…