martes, 16 de octubre de 2012

Capitulo 9, Las Selvas Del Infierno, V ¿Como explicas lo Inexplicable?


V
¿Como Explicas Lo Inexplicable?...

El viaje había sido largo, tedioso y como siempre en cada misión incómodo. Una vez nos encontramos en el aire le informé a mis hombres sobre los datos de la que disponíamos. Tendríamos una base con un promedio de 200 personas en la misma, aunque solo sería necesario sacar a los civiles.

No especificaron cuantos civiles, pero si mandarían un único helicóptero a sacarnos de ahí no debería de ser muchos, además, los otros soldados que estuvieran en la base aún en condiciones de defender la zona fácilmente podrían ayudar en la misión.

Ninguno de mis hombres estaba completamente convencido sobre la misión, pero como ya te dije, no era la primera vez que nos enviaban en una de estas operaciones. Sabíamos cuales eran las reglas, pocas preguntas, ciento diez por ciento de efectividad, no se puede esperar menos de los Rangers.

Uno de los mayores temores en este tipo de misiones es la infiltración por aire antes de llegar al objetivo, estos vuelos se sobreentiende que no estaban autorizado por las autoridades locales, y entrando en territorio donde grupos terroristas son muy activos… Bueno… Se nos podían derribar por cualquiera de los bandos, tanto los buenos a quienes ayudábamos como a los malos que estaban pendiente de cualquier cosa que pudieran obtener.

Si ese pájaro era derribado nosotros no podríamos hacer nada… Eso siempre queda en manos del piloto, y quien pilotaba aquel helicóptero no era un Ranger. Preferíamos ir sentados sobre los cascos. No es lo más cómodo del mundo… Pero nadie confía en que la parte baja de los helicópteros fueran capaces de resistir siquiera una pistola.

Cuando llegábamos al punto de salto escuchamos al piloto dar la orden para que nos preparáramos. Cada uno tomó sus cosas, y nos preparamos para el salto. No fue nada del otro mundo, todo según el reglamento y en completa normalidad, un salto más a 25 metros sobre la jungla.

Al llegar a tierra organizamos mejor el equipo, cada uno verificó el mismo para evitar cualquier inconveniente durante la caída, nos deshicimos de lo innecesario en el equipo de blindaje para el salto que no serviría de nada en un combate cuerpo a cuerpo, y comenzamos a caminar por la jungla hacia nuestro objetivo.

Existe un detalle muy peculiar que siempre recuerdo y que desde el momento en que habíamos tocado tierra todos lo notaron aunque nadie dijo nada…

Cuando uno llega a una jungla, al principio todo es muy silencioso por el ruido que puede hacer el helicóptero, uno llega con los oídos inundados del ruido de los rotores… Pero siempre al cabo de un momento comienza uno a escuchar los típicos sonidos de la jungla.

Algún animal brincando entre las copas, las aves chillando, algunas veces se podía incluso llegar a escuchar algunos felinos, aunque uno no quisiera encontrárselos de cerca. Sin embargo, aquella jungla estaba silenciosa.

Mientras andábamos, notamos que los animales seguían en silencio, no observamos monos en la zona, ni aves volando… Arañas, culebras, nada de eso… Incluso hubo un momento donde Descuartizador comentó en voz baja que no había observado siquiera hormigas… Pero eso fue mucho más adelante…

Si bien es verdad que los animales muchas veces guardan silencio cuando sienten la presencia de algo extraño a su propio entorno, al cabo de un rato suelen comenzar de nuevo con sus cosas cuando notan que el nuevo “ente” de su entorno no es peligroso para ellos.

Sin embargo, hasta que llegamos a nuestro objetivo no vimos ni escuchamos ningún rastro de vida en la zona.

A pesar de todo, en el ambiente logramos escuchar algunos sonidos extraños que ninguno llegaba a reconocer. Eso nos mantenía en completa alerta, los sonidos no los reconocimos como monos, osos, felinos ni otro animal que conociéramos.

En una oportunidad Burns creyó ver una silueta entre unos árboles a las 9 en punto de donde nos encontrábamos. Nos lanzamos todos al suelo, y esperamos a ver algo moverse en esa dirección.

Fueron unos minutos de mucha tensión, por señas le expliqué a Burns que se acercara un poco, arrastrándose y verificara si había algún objetivo en esa área… Poco a poco lo veía avanzando, todos estábamos pendientes de cualquier sombra o movimiento que se pudiera dar, vigilábamos los árboles, y nuestros alrededores.

Pude ver como Burns en un momento se medio levantó, ya no andaba con el pecho en tierra sino muy agachado entre el follaje, avanzaba lentamente, mientras los demás le cubríamos la espalda.

En cuando llegó justo al límite de mi campo visual, donde lo perdería de vista, el se levantó por completo. Volteó a vernos y parecía asustado, su rostro estaba pálido, cosa que me pareció extraña para el fuerte calor que estaba haciendo.

Nos hizo señas de que nos acercáramos, que todo estaba bien, por lo que nos levantamos y caminamos lentamente a donde él se encontraba. Seguíamos pendiente de los alrededores, en esas junglas uno no sabe de donde podía salir un desgraciado a atacarnos o dispararnos sin aviso alguno.

Cuando llegábamos a donde él estaba noté porqué se había detenido. Estábamos caminando cerca del borde de un acantilado, tal vez nos habíamos desviado, pero el sistema de GPS nos indicaba que estábamos exactamente donde debíamos estar, pero en el mapa que nos habían entregado de la zona no existía dicho acantilado.

Cuando le iba a preguntar porqué parecía tan nervioso y que lo había puesto tan pálido, el volteó a verme y con su mirada fija en mis ojos me respondió antes de siquiera realizarle la pregunta…

-      Aunque es imposible que viera una sombra moverse por aquí por este acantilado señor, quiero que observe con más detenimiento las copas de los árboles que tenemos justo enfrente, y también la pared.

Yo no sabía exactamente que tenía que ver… Pero el al buscar pistas de la sombra que estaba seguro de haber visto lo había notado antes.

Por la pared, justo donde el había visto la sombra, bajando habían restos de ropas militares, sangre coagulada, y las ramas de los árboles de abajo se veían medio aplastadas como si algo grande hubiera caído hace poco.

Sin embargo la sangre coagulada nos indicaba que ya debía de tener algo de tiempo, pero no demasiado como para que el sol y el calor no secara esas gotas.

Me agaché en el borde y saqué los prismáticos que cargaba conmigo, pude ver entre el follaje el resto de un brazo que presentaba varios mordiscos, parecía ser de algún animal, pero por las hojas y el resto de la vegetación me fue imposible si aún estaba pegado al cuerpo.

Los restos de hojas militares solo me decían que no era una de las personas que teníamos que ir a buscar. Sin embargo, cuando me guardé los prismáticos, y mientras los muchachos verificaban el área que no nos estuvieran rodeando, podría haber jurado que la mano se había movido…

Una mano donde le pude ver los huesos y los tendones al aire se había movido, cerrado y abierto y cuando buscaba los prismáticos para verlo con más claridad se había ocultado entre el follaje y se había desaparecido abajo.

Seguro era imaginación mía, pensé en aquél momento, algún depredador grande lo había subido al árbol o lo había alcanzado ahí arriba el cuerpo después que había caído y muerto. Pero seguía preguntándome porqué si existí aun depredador rondando no veía o escuchaba a los animales de alrededor huyendo, no había aves alzando vuelo, ni había el aullar de los monos en alerta…

Nos pusimos de nuevo en movimiento, Burns decía que algo raro estaba pasando, que estaba completamente seguro de haber visto la sombra de aquél sujeto moverse… Bruce lo estuvo fastidiando un rato, diciéndole que el calor lo había afectado y solo había visto la sombra de un fantasma… Del fantasma de la persona que estaba ahí abajo muerta pidiendo a gritos que le dieran sepultura a su cuerpo…

Siempre me gustó de este grupo que no importaba la situación en la que se encontrara, como en ese momento, en medio de la jungla, con enemigos a varios frentes, en territorio desconocido para nosotros y como un hogar para ellos, en camino a una misión que no se sabía si regresaríamos con vida, más aún que si moríamos no seríamos reconocidos por el gobierno al ser una operación encubierta, aún así eran capaces de contarse chistes y fastidiarse como si fuera un momento cualquiera, o una misión más de patrullaje y absolutamente nada malo podría pasar.

Continuamos nuestro andar, estábamos llegando a la base militar, según el GPS se encontraba justo detrás de una colina donde estábamos nosotros, y estaba llegando la noche. No podíamos lanzarnos de una vez, puesto que no teníamos ni los planos del lugar.

Decidimos primero montar un punto de control, un lugar donde decidir las estrategias, pero no en el suelo, sino en los árboles, así si pasaba alguna patrulla de las FARC, que creíamos tenían bajo control la base, no nos encontrarían.

Una vez teníamos nuestros puestos cada uno para refugiarnos nos reunimos en la base de uno de los árboles que habíamos tomado. Impartí la orden, para que subiéramos la colina antes que terminara de oscurecer, y verificáramos que información podíamos obtener de la base. Esa noche la tomaríamos para estudiar posiblemente cuantos insurgentes había en la base, cuales eran las guardias que tomaban y por donde daban las vueltas las patrullas, por lo que decidiríamos al amanecer nuestro siguiente movimiento cuando observáramos que cambiaban de guardia…

Sin embargo lo cuando llegamos a la parte alta de la colina, nos sorprendió enormemente lo que veíamos en la base. Ninguno de nosotros podía dar crédito a lo que estábamos viendo con los ojos.

La base era bastante normal para ser una base del ejército, tenía una alambrada alta, con alambre de púas, rodeaba la base con varios edificios de concreto. Podíamos ver y descifrar para que funcionaba algunos de ellos, como por ejemplo la casa de los oficiales, o lo que era posiblemente los barracones donde dormían los soldados…

Aparte de las torres con los nidos de ametralladoras, no se veía nada más de defensa militar en la base. Sin embargo a pesar que la oscuridad comenzaba a caer pudimos observar algunos detalles antes de quedar en la penumbra…

Lo primero que notamos es que no existía ninguna bandera izada y ondeando con el viento, no llegamos a ver nada de movimiento, ni en base ni en las torres, y aún para nuestro mayor pesar no había ningún vehículo…

La oscuridad caía rápidamente, y el follaje de la jungla era otro motivo para la rápida oscuridad que nos amparaba aquél día. La siguiente señal de que no parecía haber nadie en la base fue que no había luz encendida en el perímetro.

Estábamos esperando la electricidad, que salieran a hacer sus guardias, que encendieran las luces para remarcar el perímetro y poder ver las guardias circulando… esperamos por un par de horas, tal vez los de las FARC estaban esperando que oscureciera un poco más para salir, o habían salido de excursión algunos grupos y estaban esperando que regresaran.

Regresamos a la base de operaciones que habíamos montado antes de terminar de subir la colina, y estuvimos atentos de cualquier patrulla que nos pasara por un lado. Pero aparte de algunos gruñidos de animales que no pudimos identificar, no escuchamos siquiera las lechuzas, serpiente o roedores…

El silencio en la noche era tan profundo que podíamos escuchar nuestra propia respiración, era casi como estar en un cuarto muy grande encerrado, a oscuras, sin ventana por donde entrara la luz de las estrellas o la luna, y pudiéramos escuchar nuestras propias respiraciones, pero no pudiéramos vernos.

Eso era una mala señal. Si nosotros mismos nos podíamos escuchar el enemigo también. Dormimos por turnos, para esperar el amanecer, no actuaríamos en la noche aunque ya habíamos tomado por hecho que la base estaría vacía, no queríamos arriesgarnos a entrar en una boca de lobo y encontrarnos con las bestias esperándonos para devorarnos.

Al amanecer siguiente, todos estaban con energías, a pesar de las pocas horas de sueño que tuvo cada uno, ya que las guardias se hicieron en parejas, todos estábamos listos para la acción. Nos acercamos de nuevo a la colina sigilosamente, la luz del amanecer se filtraba perezosamente entre el follaje de la selva, como si la oscuridad quisiera aún prevalecer y dominar el entorno a pesar de haber pasado ya su tiempo de gloria.

Y con la luz del amanecer notamos algo que no habíamos visto el día anterior… En medio de la base, entre dos de los edificios, se encontraba un cuerpo tirado en el suelo boca abajo, con una gran mancha de sangre en su bata blanca que parecía de hospital.

Por un momento nos vimos a la cara, ninguno lo había visto el día anterior, y durante las guardias nadie escuchó ningún disparo o alguna guardia circulando. Además, en toda la noche no se notó movimiento de luces o se llegó a observar algo extraño.

Volvimos a revisar con los binoculares, y observamos otros detalles extra que en el atardecer del día anterior tampoco habían sido notados. Algunos de los edificios carecían por completo de ventanas, una de las puertas de uno de los edificios sin ventanas se encontraba abierta, con un suave movimiento de vaivén por el viento que denotaba que había sido dejada abierta.

Aún no se veía nadie en guardias, no vimos a nadie circulando, ni un vehiculo moverse… La base en forma general parecía desierta. Decidimos hacer el acercamiento a la base.

Bajamos la pequeña colina con mucho cuidado, dejamos a Bruce en la colina cuidándonos las espaldas junto con Mouse. Desde ahí podrían informarnos la posición del enemigo si llegaba a aparecer y rodearnos.

Mientras nos acercábamos a la base seguimos sin escuchar nada extraño, seguía sin haber movimiento en la base, por lo menos desde nuestro punto que nos acercábamos poco a poco. El calor del sol al amanecer comenzaba a elevarse, pero ni los insectos se acercaban a esta zona a picarnos y devorarnos.

Pudimos llegar al enrejado suavemente y en silencio. Bruce y Mouse no habían reportado nada por la radio, mientras no fuera necesario, el silencio de radio era en extremo necesario. Tenía la sensación de estar siendo muy estúpido o muy confiado, pero no podíamos hacer más nada cuando no se había observado nada, y no teníamos provisiones para una semana de observación. Si nos habían enviado era para resolver esto lo antes posible con los mejores resultados.

En la alambrada notamos que la puerta principal estaba cerrada, intentar pasarle por encima era peligroso con esos alambres de púas, así que abrimos una brecha en la cerca por la que pudimos entrar tranquilamente.

Sin bajar en ningún momento la guardia, nos acercamos al centro de la instalación. Mientras nos acercábamos al cuerpo en el suelo nos pegó un olor de descomposición que nos decía que el cadáver llevaba varios días al sol. Aunque con la humedad de las noches selváticas, y el calor del día, no podía asegurar a ciencia cierta cuanto tiempo.

Hicimos un pequeño perímetro alrededor del cuerpo, estábamos alerta de los alrededores y de cualquier detalle que se nos hubiera escapado. Lo primero que noté antes de que el Descuartizador examinara el cuerpo, fue que a pesar de le horrible herida que se le veía en la ropa, por donde debió de perder mucha sangre, no había ni una gota de la misma en el suelo alrededor del cuerpo.

Descuartizador le revisó sus signos vitales solo para confirmar lo que ya sabíamos, el sujeto no tenía vida. Aunque la temperatura era alta por el calor que ya estaba haciendo, el cuerpo se mantenía frío y algo pegajoso como pudo constatar nuestro medico.

Estábamos pensando cual sería el siguiente lugar que deberíamos de verificar primero, rompimos el silencio de radio y le avisamos a Mouse y Bruce que bajaran hasta la base. Pensamos que lo mejor sería acercarnos a donde la puerta parecía estar abierta, y moviéndose por el viento.

Mientras estábamos conversando sentí una extraña sensación, como si alguien me estuviera observando, como si estuvieran apuntándome en ese momento y se estuvieran preparando para dispararme… Sentía que las FARC sabían de nuestra presencia y nos pusieron ese cadáver en medio de la base para acorralarnos y estábamos cayendo de bruces en la trampa.

En un instante escuché el grito de Bruce… “CUIDADOOOOOOO!!!!”… Ya estaba en alerta ante la sensación que tenía por lo que me voltee inmediatamente y me lancé al suelo mientras sacaba el arma de su funda.

Los muchachos hicieron exactamente lo mismo, pero yo fui quien se llevó la peor parte de aquél momento.

Cuando estaba con el pecho contra el suelo, pude ver con completa claridad, el rostro de la muerte frente a mí. Estaba justo al alcance de su mano, aquella cosa estaba por tomarme del tobillo, cuando me lancé al suelo.

Sus ojos vacíos me veían desde una oscuridad infernal que no pude soportar, de su boca abierta unos gusanos caían al suelo como si los estuviera vomitando. Su mano me tomó por la muñeca, y lo utilizó como apoyo para acercarme su boca a hasta mí…

Aquella visión, aquella putrefacción y muerte tratando de alcanzarme me hizo disparar, primero le dí en la boca, atravesándole la garganta. Pude ver como la bala salía por detrás gracias a los trozos de carne y huesos que salieron volando.

Pero el muy hijo de puta seguía abriendo y cerrando la boca para comerme, para morderme… Quería llevarme con el a su mundo vacío y sin dolor. Levanté un poco el cañón del arma para hacer un segundo disparo pero no fue necesario, Clark que era quien estaba a mi lado ya se había levantado por el susto y le había disparado en la cabeza 3 veces.

La sangre negra me salpicó el rostro. Mis ojos estaban abiertos de par en par. No podía comprender como el Descuartizador se había equivocado dándolo por muerto… Aunque no estaba seguro que se hubiera equivocado, cuando recordé que mi disparo le había destruido la garganta y parte del cuello y siquiera se había quejado aquella criatura.

Todos nos pusimos en alerta inmediatamente, comenzamos a escuchar algunos sonidos salir del edificio que tenía la puerta abierta, empezamos frenéticamente a revisar nuestros alrededores, Mouse y Bruce nos alcanzaron formando un circulo protegiendo el perímetro.

Sin embargo nadie salió a dispararnos, nadie salió a atacarnos… Yo intentaba de sacar de mi mente el rostro de la muerte que había tenido frente a mí, mientras mi mente me decía que era imposible que una persona estuviera viva con las condiciones que presentaba aquel cuerpo, me voltee a gritar he insultar a nuestro medico…

El juraba que no tenía signos vitales, después de lo ocurrido no quería ni tocar el cuerpo, y me entregó material para limpiarme la sangre que me había caído encima. Se le veía un poco desconcertado y asustado ante lo que acababa de ocurrir.

A pesar de ser quien tenía los nervios de acero más fuerte de todos nosotros y el mejor control de sus sentimientos y sentidos en situaciones críticas, lo que acababa de ocurrir lo había puesto en alerta y con miedo. Tal vez fuera que un “muerto” nos intentó de atacar, que esa cosa tenía una bata médica o algo más que yo aún no caía en cuenta pero no era aún momento de preguntar.

Mouse regresaba del puesto de control al lado de la puerta principal. Traía consigo un cuaderno que se había quedado en la taquilla. Tenia marcados todas las entradas y salidas de vehículos. Se pudo ver que la mayoría de entrada y salida de vehículos eran principalmente de suministros, y uno que otro vehículo de soldados de bajo rango.

No se veía movimiento de personal científico, por lo que pensamos que el mismo no tenía permiso de abandonar la base.

Decidimos entrar entonces en el edificio más grande que teníamos a un lado. Parecían los barracones principales. Si conseguíamos a alguien en aquella base desolada debería de ser dentro de aquél edificio.

Comenzábamos a pensar que la base en verdad había sido abandonada, en especial cuando caímos en cuenta que la base había sido cerrada desde afuera. Abrimos la puerta del lugar, estaba bastante oscuro en su interior, aunque entraba luz por sus ventanas, parecían no haber sido limpiadas en varios días, y en esta selva eso significaba mucha tierra y polvo acumulado.

El lugar desde un principio lo vimos desolado… Esperábamos encontrarnos con personas en este lugar, pero el silencio seguía reinando en el lugar. Encendimos la luz, y observamos que los bombillos y el sistema eléctrico si estaba funcionando con seguridad…

Pero nos llegó la respuesta de muchas cosas… Si había luz, y nadie la estaba usando en las noches es porque no había nadie en la base que la necesitara…

Posiblemente algo había ocurrido que toda la base estaba sola; Tal vez las personas de las FARC habían tomado la base, y se habían llevado a todo el personal a otro lugar en las junglas. Lo otro que yo pensaba en aquél momento es que si habían podido superar a una base llena de soldados, podrían fácilmente rebajarnos a nosotros que apenas éramos seis.

No encontramos nada de mucho valor en este edificio… Era un típico barracón militar, calculamos cerca de 150 camas, por lo que aquí debía estar la parte principal del personal. En el segundo piso encontramos un comedor, salas de descanso y otras habitaciones como baños.

Por lo menos al momento que se los llevaron parecen haberse llevado toda la comida que pudieron ya que no habían dejado casi nada. Algunos enlatados golpeados, que parecían más que se habían caído durante la salida, más que los habían dejado a propósito.

Lo que si pudimos notar es que por las pertenencias dejadas en las camas y tirados por el suelo, aquí se encontraba el personal Colombiano. Álbumes de fotos de personas latinas, banderas, lugares típicos con otras personas que parecían familiares… Todo indicaba que el grueso del personal era colombiano.

Nos separamos en 3 grupos al salir del edificio. Así podríamos registrar más rápido el lugar…

Mouse y Bruce los envié a la cabaña pequeña que se encontraba en el Nordeste, Clark y Burns los envié a la cabaña pequeña del Noroeste, y yo me fui con el Descuartizador a lo que suponía sería la casa de los científicos en el este.

Nos veríamos en máximo una hora en el punto donde se encontraba el jodido muerto entre los edificios. Si alguno no se reportaba en ese tiempo lo daríamos por encontrarse en medio de un ataque he iríamos a su posición a ayudarlo.

Yo ya estaba calculando y pensando lo que podría también estar pasando ahí. Tal vez no fuera precisamente un secuestro de las FARC, puesto que parecía que el personal militar había tenido tiempo de recoger algunas de sus cosas antes de irse, cosa que no hubiera ocurrido en una toma a la fuerza.

No se si los muchachos habían notado lo mismo, pero yo me llevaba a nuestro médico. Era uno de los más jóvenes, y tenía que hablar con él para explicarle la importancia del silencio sobre algunos aspectos que pudiéramos descubrir en la casa de los científicos.

También le dí la orden a Mouse de no informar aún nada por la radio a la base. Por lo menos no mientras que conociéramos mas detalles sobre lo que ocurría u ocurrió en aquél lugar los días previos. Y principalmente que tenga mucho cuidado al momento que nos toque comunicarnos por radio…

Cada uno se fue a cumplir su misión, yo iba caminando con el Descuartizador a mi lado… No me puedes culpar por no recordar todas las conversaciones con lujo de detalle… Han pasado 10 años desde aquella operación…

Llegamos a la puerta del edificio grande del Este… Nuevamente la puerta había sido dejada abierta y sin seguro, todo seguía indicando una salida “ordenada” y a toda prisa del lugar, pero no un ataque del enemigo para tomar la base.

Caminábamos lentamente en las habitaciones… La decoración parecía un poco más civil que la de los barracones. Se podían ver cuadernos desperdigados por el lugar, justo lo que estaba esperando encontrarme.

Mis sospechas no fueron en vano, por algo era uno de los mejores estrategas de los Ranger y el Líder. Aquél era el edificio donde estaban los científicos, y el Descuartizador tal vez me ayudara a conseguir algo de interés en el lugar. Después de todo… ¿Quién mejor que un médico para comprender la escritura de otros médicos?...

Aunque debo decir que me encontré con una gran desilusión… Empezando con el gran desorden… Estos hombres no eran para nada ordenados en ninguno de los sentidos. O por lo menos no durante su retirada del lugar.

Lo que si encontramos es que a los pocos computadores personales, les habían arrancado los discos duros. Así que por ese medio no encontraríamos información que nos pudiera ser realmente de valor. Sin embargo mientras registrábamos, encontré un Pendrive que parecía se e había caído a alguien en la salida.

Si conseguíamos hacer andar alguna de esas computadoras, tal vez pudiéramos revisarlo en aquél momento. En todo caso no lo iba a dejar tirado por no poderlo ver en ese momento. Esperaba ver algún cuaderno con información de qué se investigaba en ese lugar, que se podía conseguir o que nos podía estar esperando…

Tenía cierto temor a que estuviéramos respirando un aire contaminado con algún tipo de virus mortal por el que abandonaran la base… Esa sería una buena explicación a porqué no escuchábamos animales en las cercanías del complejo, porque podrían estar muertos… Aunque esperaba que fuera muerto - muerto por completo… No muertos y revividos como parecía haber estado el cuerpo de afuera.

Se nos estaba acabando el tiempo, y nos regresábamos a donde había estado el cadáver andante… Nadie había lanzado ningún mensaje por radio por lo que, hasta cierto punto estaba tranquilo.

Cuando salíamos de la casa grande noté nuevamente la puerta metálica abierta y moviéndose por el aire… Me pregunté si no tendría a una criatura tras la puerta meciéndola como buscando atraer a su presa.

Mouse y Bruce regresaban de su pequeña cabaña del Nordeste que habían ido a investigar. Por sus rostros mientras se acercaban no creía que hubieran encontrado nada de interés… Al parecer la cabaña efectivamente era de altos rangos militares, y por las pertenencias que encontraron ahí era donde se encontraban los soldados Americanos. Así que por lo menos sabíamos que los americanos eran una menor cantidad que los soldados Colombianos.

Los computadores que estaban en esa pequeña cabaña no tenían los discos duros tampoco. No encontraron DVD o CD que no fueran rotos por el suelo, o algún otro medio de almacenamiento de información que pudiera usarse luego.

En cambio, Clark y Burns regresaban con una sonrisa y un bolso en el hombro. Al parecer mientras llegaban a la casa pequeña observaron también un pequeño edificio que no habíamos notado desde la colina, oculto por el barracón.

Forzaron la puerta del edificio mientras regresaban y se encontraron con el arsenal de la base. La cuestión es que al parecer había sido saqueada, o por lo menos la habían limpiado llevándose todo lo que pudieron.

Aunque no encontraron ningún rifle, pistola o arma de fuego, lograron recuperar dos cajas de municiones 5.56 que serían mas o menos unas 2300 – 2400 balas más para el equipo. Y una caja de granadas de Fragmentación intacta con sus 24 bombas para el equipo…

Todos soltaron las sonrisas al ver que nos equipábamos aún mejor, aunque aún desconocíamos que gran peligro nos encontraríamos…

Habíamos dejado para el final los edificios que no tenían ventanas, cuyas puertas eran bastante chocantes a la vista siendo puertas pesadas metálicas… Pensé que uno o dos de estos edificios posiblemente serían edificios de laboratorios, aunque me preocupara que mi teoría sobre los edificios de laboratorios fuera cierta, ya que uno de ellos seguía con la puerta abierta libremente…

El otro no estaba seguro de que uso tendría… Tal vez un centro de pruebas, una pequeña prisión… Alguna funcionalidad tendría en su momento aquella edificación.

Les expliqué mis sospechas a los muchachos, quienes se mostraron de acuerdo en las posibilidades… Ya estábamos casi seguros que habían abandonado la base… Solo faltaba saber porqué y hacia donde se irían las personas que en ella estaban y se suponía que teníamos que rescatar.

Aún ninguno podía explicarse que era lo que había ocurrido con el cuerpo en el suelo, que de un estado de muerte, había pasado a un estado vivo buscando alcanzarnos…

Se me olvidó mencionar, que mientras esperábamos a Clark y Burns, el Destripador aprovechó de revisar un poco el cuerpo del muerto con unos guantes que encontró en la casa de los científicos… Y después de ello si estábamos completamente seguros que aquél hombre efectivamente tenía que estar muerto cuando intentó de alcanzarme para morderme, puesto que su barriga estaba abierta, le faltaba parte de los órganos internos y las tripas le guindaban…

No habíamos podido ver nada de eso porque estaba boca abajo y con la bata médica, pero cuando lo volteó y lo medio movió, Mouse se fue en vómito ante la visión que teníamos.

Y es que nadie sabía como explicar lo que había pasado con aquel sujeto para que se moviera en el estado que se encontraba… Nadie se imaginaba lo que podría estar pasando en ese lugar tan remoto de la selva

Todo me indicaba que los tres edificios que nos faltaban no deberían de ser revisados con tanta ligereza como los anteriores… Si algo había salido mal para que la gente desalojara la base, tuvo que ser en el laboratorio, o los laboratorios y ahí adentro encontraríamos la razón de todo este desastre…

No podíamos irnos… No teníamos respuestas de nada, ni respuestas completas, ni respuestas a medias… Solo podíamos deducir su huida y/o de evacuación… Pero ¿huida de qué?... ¿Evacuación con precaución a qué?...

El Descuartizador nos entregó a cada uno una mascarilla medica del equipo que conseguimos… nos hubiera gustado poseer mascarillas antiguas, pero por otra parte, si los que estaban aquí no los tenían, difícilmente sería algo que nos contaminaría por el aire…

Lo que me dejaba en la mente la idea de haber sido salpicado con la sangre de aquél desgraciado… Pero no podía preocuparme en ese momento por aquello… La misión aún continuaba y debía ser cumplida…

Decidimos que el primer edificio que registraríamos sería el que tenía la puerta abierta, así no forzaríamos cerraduras he intentaríamos de encontrar más información, antes de abrir una puerta reforzada que luego nos metiera en medio del infierno sin conocer en que nos metíamos…

Aunque ninguno de nosotros sabía que ya estábamos en las selvas del infierno…